'Coworking' para trabajar en colaboración

<strong>MUMABLUE</strong>  Manuel Córdoba y Cristina...

MUMABLUE Manuel Córdoba y Cristina Rodríguez son los fundadores de esta empresa que realiza cuentos personalizados para niños. Decidieron compartir su oficina con otros profesionales para ahorrar costes y estar rodeados de nuevas ideas, “algo clave en las primeras fases de un empresa”, señala Rodríguez.

Acudir a los espacios de ‘coworking’ como método para compartir una oficina ha quedado atrás. Ahora se crean centros en los que se puedan poner en común nuevas ideas y proyectos, aumentar la agenda de contactos y conocer las tendencias del mercado laboral.

Tras el éxito que acumularon los espacios de coworking durante sus primeros años, hoy el sector experimenta un crecimiento más lento. Atrás quedó el año 2012 cuando la apertura de estos centros, en los que los profesionales alquilan un espacio durante unas horas para trabajar, no paraba de crecer. Ahora se está creando una industria en la que prevalecen las iniciativas que aportan valor añadido y pretenden conectar a diferentes expertos.

VALKIRIA HUB SPACE Hace dos años Yolanda Triviño, vicepresidenta de la Asociación Catalana de Coworking, fundó este centro en Barcelona para crear comunidades de profesionales que compartan proyectos. También ha creado un centro de investigación para estudiar las nuevas tendencias laborales.

El sector se ha ido profesionalizando y se trata de que autónomos, freelance ystart up, además de compartir un lugar de trabajo, también puedan realizarnetworking entre ellos. “Antes se identificaba al coworking con los despachos compartidos que alguien alquilaba porque simplemente le sobraba espacio. Esos son los modelos llamados a desaparecer. Lo que diferencia a las propuestas más profesionales es que cuentan con un gestor del espacio que se preocupa por la administración, por crear dinámicas de grupo y adecuar el ambiente a los profesionales que trabajan allí”, comenta Manuel Zea, organizador de la Coworking Conference Spain y fundador del portal CoworkingSpain, que cuenta con 1.200 centros de toda España registrados, en los que la tarifa estándar para un profesional que quiera trabajar en ellos se encuentra en torno a los 150 y 250 euros al mes.

Iniciativas

El modelo a seguir se encuentra en Estados Unidos y Alemania, donde elcoworking se percibe como un negocio, de manera que existe una gran relación entre los gestores de los centros y los inversores que aportan financiación. Siguiendo los pasos de los países referentes, la evolución actual del sector es que los coworkers -los usuarios de estos espacios- se encuentren algo más que una mesa, una silla y una red de internet a la que conectarse, ya que desde hace unos años se pretende ofrecer servicios que les ayuden a impulsar su carrera. La organización de talleres o sesiones dementoring son algunas de las prácticas que convierten a estos lugares en un foco en el que se crean pequeñas comunidades que comparten proyectos y en el que se facilita la generación de nuevas ideas.

Con ese enfoque nació Valkiria Hub Space hace dos años en Barcelona, la ciudad, junto con Madrid, que cuenta con más centros de coworking. “El objetivo era crear un espacio que se asemejara a lo que se está haciendo en San Francisco y Berlín. Para ello, hay salas habilitadas para trabajar, realizar reuniones, impartir cursos para que los profesionales se conozcan, así como para crear eventos relacionados con las diferentes innovaciones en el ámbito laboral”, explica Yolanda Triviño, fundadora de este centro y vicepresidenta de la Asociación Catalana de Coworking. “Los centros que ofrezcan contenidos serán sostenibles en el tiempo. Estos modelos son los que más crecerán en España y tiene mucho que ver con el futuro del trabajo y la economía colaborativa: todos compartimos un servicio y pagamos por lo que usamos”, asegura Triviño.

Precisamente, para Carlos Ortiz, CEO y cofundador de Worktel, los nuevos modelos de trabajo fueron la pista clave para montar esta plataforma de alquiler de espacios de trabajo en hoteles y dar así una vuelta de tuerca al clásico alquiler de oficinas. “Observamos que mucha gente trabaja en centros comerciales o cafeterías para hacer tiempo hasta su siguiente reunión, y el trabajo fuera de la oficina cada vez será mayor. En los hoteles hay muchos espacios vacíos idóneos para trabajar, y con esta plataforma los profesionales pueden alquilar una sala durante unas horas en el hotel más cercano a su próxima cita”, explica Ortiz. De momento, ya han cerrado acuerdos con más de 70 estancias en España, entre las que se encuentran las de las cadenas de NH Hotel Group y Accor Hoteles.

Relaciones

A pesar del trabajo que se está realizando para fomentar las sinergias entre los profesionales y los gestores de los espacios, aún queda mucho camino por recorrer. Según la última encuesta Estado del Coworking en España, elaborada por Coworking Spain, una de las razones más mencionadas por los profesionales para acudir a estos lugares es la posibilidad de interactuar con otros miembros, mientras que menos de la mitad de los gestores marcan esta razón como importante. Y aunque el 75% de las organizaciones crea eventos, la realidad es que existe un gran desajuste entre lo que ofrecen los gestores y lo que demandan los profesionales, que echan de menos que se les pregunte sobre las temáticas de los foros y talleres.

Por eso, uno de los retos es potenciar la relación con los diferentes integrantes, algo que persiguen en Mumablue, una pequeña empresa que crea cuentos personalizados para niños y cuyos fundadores han convertido su oficina de Madrid en un espacio de coworking. Aunque se trate de la versión más clásica de alquiler de un espacio de este tipo reconocen que “está muy bien para compartir ideas. A veces estás tan volcado en un proyecto que necesitas una visión objetiva para ciertas cosas”, asegura Cristina Rodríguez, fundadora de la compañía. Es una forma de rodearse de nuevos emprendedores, creativos y empresas de tecnología con proyectos puntuales temporales, los perfiles más habituales que recurren a estas propuestas.

Contar con puntos de vista diferentes dentro de una misma oficina es una de las experiencias más enriquecedoras. Eso sí, “siempre y cuando los compañeros no formen parte de la competencia”, apunta Rodríguez. Por eso, los profesionales no deben olvidarse de elegir bien el lugar en el que desean trabajar y además de estudiar la comodidad del espacio, tendrán que valorar quiénes forman parte ya de ese espacio, a qué se dedican, qué objetivos tienen y en qué medida estar en ese espacio les va a ayudar a que su trabajo evolucione.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies