Coworking: Tú trabajas, él trabaja, nosotros trabajamos…

4 abril 2016

Comentarios:

0
 abril 4, 2016
 0
Categoría: Sin categoría

Estos espacios ofrecen oportunidades a los emprendedores para generar contactos, encontrar nuevos proyectos y forjar alianzas con otras empresas.

Dos emprendedoreshablan enel espacio COvento

 

Dos emprendedores charlan en el Espacio COnvento / Espacio COnvento

JUAN MANUEL SUBIRÁN BADAJOZ 01/04/2016 – 13:33 CET

En Extremadura más del 60 por ciento de las empresas están formadas por una única persona, ante esta situación surgen nuevas soluciones que se adaptan a las demandas del mercado. Una de estas iniciativas es la aparición de espacios singulares que fomentan el encuentro de emprendedores y la colaboración en proyectos conjuntos. Son los espacios de coworking, de los cuales en la ciudad de Badajoz existen ya varios ejemplos en los que participan más de un centenar de empresas.

En estos locales cualquier autónomo o empresa, pagando una cuota mensual, puede disponer de unas instalaciones con conexión a internet, electricidad, y otros servicios en función de cada espacio en los que desarrollar su trabajo. Según Ángel Álvarez Taladriz, Fundador Director del Espacio COnvento (Avd/Joaquín Costa), el coworking “es la antioficina tradicional; tienen todas las comodidades de una oficina y una casa disponiendo de diferentes ambientes de trabajo, relación y ocio”. Además de ofrecer un entorno laboral diferente también permiten participar en “ecosistemas de emprendimiento e innovación” como el que fomenta Conector IDEdirigido por Servando Saavedra (C/Virgen de la Soledad), en los que las empresas emergentes pueden acceder a “instrumentos financieros, de mentoring, acompañamiento de entrada en proyectos de innovación, etc.”.

Muchas pymes y emprendedores no pueden asumir los costes de una oficina o local tradicional y el coworking ofrece soluciones prácticas a estos problemas. Es el caso de CasCo, un proyecto fundado por tres empresarios de sectores muy diferentes (viajes, moda y comunicación) que comparten el mismo local, que sirve tanto de oficinas como de tienda abierta al público. Pablo Vila, director de Ideario Marketing y fundador de CasCo (C/Felipe Checa), señala que de esas tres primeras empresas, ahora suman 15 sociedades que aprovechan de una u otra manera el mismo, “no se trata tanto de abaratar costes sino de compartir, estar con gente y generar una red de contactos más potente”

Coworking en Ecosistema W

Otras veces, más que un sitio para trabajar, lo que hace falta es un lugar donde exponer el trabajo. Esa es la especialidad de Galandainas (C/ Virgen de la Soledad), un “espacio creativo” que ofrece a diseñadores y artesanos la posibilidad de “tener una minitienda física sin necesidad de asumir los gastos que ello supone”, comenta Soledad González una de sus fundadoras, y añade que esta fórmula permite “tener puntos de venta en varias localidades diferentes de una manera sencilla”.

Una tendencia en desarrollo

La fórmula de coworking ha arraigado con fuerza en España. Las administraciones públicas han desarrollado diversos programas de fomento del emprendimiento en busca de una solución al problema del desempleo; aunque los gestores de los espacios de coworking se muestran convencidos de que esta fórmula de trabajo se mantendrá a pesar de que la crisis amaine y el trabajo por cuenta ajena sea más accesible.

Galandainas Espacio Creativo

En este sentido, Soledad Rodriguez se muestra convencida de que “el cambio de sistema comercial ha arraigado mucho; compartir recursos es el sistema más lógico y natural para emprendedores y autónomos”. En la misma línea, Ángel Álvarez Taladriz señala que el coworking “es una solución muy inteligente que convive perfectamente con otras alternativas y genera más oportunidades de negocio; es el progreso, no la adaptación a la crisis”.

Otra tendencia que señalan los gestores de estos espacios es una mayor involucración de corporaciones más grandes. Servando Saavedra afirma que “las empresas han aprendido que los costes que suponen las oficinas regionales o locales son un gasto innecesario en muchas ocasiones, esto va a nutrir los coworking no solo de emprendedores, sino de trabajadores deslocalizados”. Esta tendencia afecta también a cómo concebimos nuestra carrera profesional; Álvarez Taladriz aventura que “ya no hay un trabajo, hay proyectos y duran lo que duran, las carreras profesionales van a ser una sucesión de proyectos y no de trabajos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies