8 julio 2014

Comentarios:

0
 julio 8, 2014
 0
Categoría: Sin categoría

Durante los últimos diez años la oleada del coaching ha llegado desde América, y cada vez más empresas y profesionales españoles han observado esta tendencia, y contratan servicios relacionados para mejorar la motivación de sus empleados, cohesionar a sus equipos, desarrollar el liderazgo o tantos otros aspectos que contribuyan a incrementar la productividad. Según una encuesta llevada a cabo por la consultora Odgers Berndston, el 92% de los ejecutivos españoles ha tenido un coach o prevé contratar uno próximamente. También las escuelas de negocios de prestigio, como el IESE, ESADE o el Instituto de Empresa, están integrando cada vez más esta disciplina en sus programas.

También los grandes partidos políticos españoles cuentan con coaches en su plantilla a día de hoy, para motivarse y para mejorar su estilo de liderazgo y comunicación.

A pesar de ello, aún hay muchas personas que creen que el coach es una especie de gurú que se sube a un estrado y motiva a los empleados con grandes discursos para que incrementen sus ventas.

Dentro del abanico de servicios que ofrecen las empresas o profesionales del coaching suele haber ponencias de este tipo, pero también se suelen contratar cursos, actividades al aire libre para equipos, congresos de empresa o sesiones individuales para alcanzar determinados objetivos profesionales con la ayuda de un entrenador personal, como los grandes deportistas.

Las formaciones de coaching suelen incluir cuestiones como la comunicación interpersonal, las habilidades directivas, la motivación en ventas o el trabajo en equipo. Pueden ser en salas de formación de la empresa o en espacios alquilados orientados a este tipo de actividades, algunas de ellas de un día de duración, y otras incluyendo una estancia fuera de la ciudad.

Las sesiones individuales las lleva a cabo un coach con cada uno de los profesionales que decide generalmente RRHH o un directivo que tiene un equipo de colaboradores. La función principal de estas sesiones suele ser contribuir al desarrollo de carrera o a mejorar el rendimiento en el puesto actual. En ocasiones también se contratan este tipo de sesiones para motivar a alguien que no acaba de estar cómodo en su rol o puesto de trabajo, o para casos de outplacement, de manera que el trabajador cuente con el apoyo de un entrenador personal para darle un giro a su carrera.

Las principales actividades al aire libre que contratan las empresas son los llamados team building o juegos en equipo para fortalecer las relaciones personales y el rendimiento del grupo.

También es habitual contratar a un coach o equipo de coaches para dinamizar o realizar juegos y actividades en los congresos de empresas, donde se busca alinear la visión y misión de cada trabajador o directivo con los que tiene la compañía. Esto contribuye al aumento de la cohesión, la afiliación y el sentimiento de pertenencia de las personas hacia la empresa.

Fuente: negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies