4 septiembre 2017

Comentarios:

0
 septiembre 4, 2017
 0
Categoría: Sin categoría
Una forma de trabajo que reúne cada año más adeptos en el mundo entero, la oficina compartida. En San Juan abrió sus puertas un espacio de 6coworking en el mes de junio y Verónica Pascual nos aclara este nuevo concepto.

 

Fuente: Coworking labore

El coworking, es una palabra poco conocida, específicamente trata de cotrabajo. Es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos. El neologismo cotrabajo es la traducción en español al termino coworking, pero este término es más aceptado que el término cotrabajo.

En pocas palabras permite compartir oficina y constituye una propuesta más elaborada que los de los denominados cibercafés, entornos en los que también se cuenta con conexión a Internet.

El espacio fomenta las relaciones estables entre emprendedores de diferentes sectores. En todo caso es frecuente que se genere un sentimiento de pertenencia a una comunidad, más allá de las vinculaciones efectivas, entre los trabajadores que frecuentan los espacios de coworking.

Labore, en la San Juan está destinado para todo tipo de público que esté emprendiendo. “Podemos decir que se trata de un lugar donde convergen profesionales de diferentes sectores, autónomos, emprendedores y empresarios para compartir en un espacio físico y virtual, trabajando en sus propios proyectos’, aclara Verónica Pascual, gerente general del lugar.

Pero el coworking no sólo es compartir gastos de alquiler de una mesa de trabajo o un box, tener un bufet, confort en calefacción y aire acondicionado, implica además concertar reuniones de trabajo, en el horario que cada persona disponga. Es romper con el aislamiento, también trata de pertenecer a una comunidad de individuos que están abiertos a intercambiar ideas, proyectos, conocimiento, y lo más importante, están dispuestos a interactuar, especifica Verónica, contadora pública y gerente de Coworking Labore en San Juan.

En la Argentina el número creció de 38 en 2014 a 87 en diciembre de 2016, según la encuesta anual de El plan C, sitio especializado en la llamada “economía colaborativa”. Y, este tipo de negocio promete seguir creciendo, ya que este año desembarcó en Buenos Aires “WeWork’, una empresa de origen estadounidense con presencia en 12 países, que desembarcó en Buenos Aires y se ubicó en la Torre Bellini de Retiro. Catalogada como la compañía de coworking más grande del mundo, WeWork oficializó celebró la inauguración de su primera sede en la Argentina, un emblemático edificio situado en Esmeralda 950, a pasos de Plaza San Martín, CABA, que fue especialmente remodelado para la firma.

Desde el año 2012, más de 400 espacios de coworking están a pleno rendimiento en Europa. Y en menos de 5 años, el total de los espacios de coworking ha alcanzado la cifra total de las incubadoras y centros de innovación que están operando en Europa.

Estos lugares están brotando por todo el planeta, es un movimiento global que está cambiando el modo de trabajar y la forma de interactuar en los ámbitos de trabajo. Son un reflejo de la aparición de nuevos modelos y nuevas expectativas en el mundo de los negocios y en la sociedad en general.

El número de espacios de coworking en todo el mundo casi se duplica cada año, acercándose ya a más de 1.500 sitios a nivel mundial. En toda Europa, las instituciones públicas y las empresas están empezando a considerarlo como fuente de inspiración para poner en práctica nuevos enfoques de trabajo, innovación y colaboración.

En dulce montón

“Es un espacio muy innovador para nuestra provincia, rompiendo con las estructuras fijas de trabajo de horarios. Hace 3 meses que empecé junto a otros socios con este nuevo emprendimiento. En Labore prima la colaboración y el compartir para que surja la creatividad y nuevos contactos. Los espacios de coworking ofrecen distintas modalidades de contratación a los cuentapropistas y emprendedores que los buscan para trabajar. Pueden ser lugares fijos, tipo boxes, mesas compartidas, además de una sala de reunión, un coffe break, servicio de impresión, escáner, proyector para capacitaciones y talleres, membresías mensuales, pases semanales, pases diarios o, incluso, por algunas horas, incluso señala Verónica. No solo vienen a trabajar gente de San Juan, vienen de otras provincias buscando su espacio de trabajo. Hay dos testimonios que afirman lo bueno de trabajar en Labore:

* Florencia di Risio, es una mamá sanjuanina que tiene su propio emprendimiento y trabaja aquí durante 4 hs., ella tiene una consultora freelance y opina que es un ambiente distendido y colaborativo.

* Nati Suarez, tiene una agencia de recursos humanos pero no tiene oficina entonces elige trabajar en coworking porque encuentra un gran beneficio contratando una membresía de horas para disponer del espacio, sin necesidad de generar un contrato y disponer de un monto para depósito, servicios, etc. Además me permite intercambiar con otros profesionales de diferentes ámbitos y generar redes de contactos para posicionar mi actividad de consultoría.

Oportunidad

“Además de las ventajas evidentes que presenta esta modalidad para un emprendedor o un cuentapropista frente a los costos fijos que implica el alquiler de una oficina propia, quienes están en el negocio señalan que estos espacios generan “comunidad’ y “sinergia’ al permitir la interacción entre emprendedores.

* Es más barato al compartir tu espacio con otros, reducís tus costos fijos.
* Contactos y networking, te conectas con otras personas y generas nuevos contactos profesionales
* Flexibilidad horaria, no existen horarios fijos de entrada y salida. Vos manejas tu tiempo.
* Proximidad, tenes facilidades de acceso y transporte
* Pueden asistir emprendedores, profesionales y empresas.

Por otra parte, estos espacios apuntan a ser ocupados por emprendedores, pymes, empresas trabajadores nómades y estudiantes que utilizan estos lugares. Los costos de las membresías o pases pueden variar mucho, no sólo por el tiempo de ocupación que ofrecen, sino también por los llamados “amenities’ y las actividades que organizan para sus miembros. En Labore los planes van desde $300 hasta $2.000, según la necesidades de cada persona. Contamos con descuentos para miembros y planes para grupos, eventos, charlas o capacitaciones. Se elabora un presupuesto de acuerdo a la cantidad de gente. Cuando te haces miembro del lugar puedes realizar tus reservas por ello el horario es flexible’, finaliza Verónica.

https://www.diariodecuyo.com.ar/suplementos/La-oficina-compartida-20170831-0102.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies